FRENA EL BULLYING

El bullying es la palabra que traduce el acoso. Es la exposición que sufre un niño a daños físicos y psicológicos de forma intencionada y repetitiva. Mayoritariamente este acoso ocurre en el colegio cuando son pequeños, por culpa de un niño que acosa a otros y un grupo de niños le acaban siguiendo el juego. Se piensan que es gracioso pero no, ya que están dañando la sensibilidad de otro pequeño. El acosador se aprovecha de la víctima con una ganancia de poder y conseguir su beneficio, ya sea material o no. La víctima se siente indefensa y desarrolla trastornos psicológicos que afectan a la salud o, incluso, a conductas autodestructivas.

El bullying escolar es más habitual de lo que parece y hay que erradicarlo todo lo que se pueda. Es un mal hábito para los niños y solo manifiesta crueldad y maldad que no deben ser más desarrolladas.

«Se estima que entre un 15% y un 50% de los niños y los adolescentes pueden haber sido víctimas de acoso escolar en algún momento», señala Covadonga Díaz-Caneja

Algunos colectivos son más vulnerables y tienen mayor riesgo de ser víctimas de acoso escolar. Son aquellas personas percibidas como diferentes, como los niños con discapacidad, trastornos del espectro autista (TEA)obesidad o dificultades de integración social.

Normalmente, el acosador no tiene empatía, por lo que es incapaz de ponerse en el lugar del acosado y de ser sensible. La violencia del acosador puede venir de problemas sociales o familiares, por esto es que se debe la agresividad que se le fomenta al acosador y que con el tiempo y la adolescencia se vuelve más violento. «En muchas ocasiones, los acosadores son personas que también han sido acosadas», precisa Díaz-Caneja. También puede ser un factor una situación socioeconómica desfavorable en casa, con poca organización en el hogar o tensiones entre los padres.

Para parar el bullying, también se ha comprobado que es mejor fomentar lo positivo que prevenir lo negativo.

Un niño acosado presenta estos síntomas:

  • Problemas de memoria, dificultad en la concentración y atención y descenso del rendimiento escolar.
  • Depresión, ansiedad, irritabilidad, falta de apetito, dolor de cabeza, malestar generalizado, cansancio, sensación de ahogo, etc.
  • Dificultades para dormir, pesadillas o insomnio.
  • Aislamiento social, apatía e introversión.
  • Mantenerse en estado de alerta de manera constante.
  • No querer ir al colegio, ni juntarse con otros niños.
  • Faltar al colegio de forma recurrente.
  • Sentimientos de culpa y asunción de responsabilidad de los hechos.
  • Conductas de huida y evitación.
  • Negación de los hechos e incongruencias.
  • Llanto incontrolado, respuestas emocionales extremas.
  • Miedo a perder el control o a estar solo.
  • Síntomas como temblores, palpitaciones, inquietud, nerviosismo, pesimismo, etc.
  • Ideas e intentos de suicidio.

A todo esto también hay que añadirle el ciberbullying, un problema muy común que está causando grandes problemas en las personas y que es una herramienta para perjudicar fuertemente a alguien.

Hay que intervenir lo antes posible en el bullying para que deje de suceder y no apoyarlo. Ayudar a las personas más desfavorecidas y demostrar que el bullying no es ninguna ventaja para ninguna de las partes. Cortar de raíz las primeras partes que veamos de acoso e influir en el respeto y la igualdad de derechos.

¡VAMOS A FRENAR EL BULLYING Y LUCHAR POR EL AMOR Y EL RESPETO!

Martínez, M. S., & Sánchez-Monge, M. (2022, 1 abril). Bullying. CuidatePlus. https://cuidateplus.marca.com/enfermedades/psicologicas/bullying.html

https://cuidateplus.marca.com/enfermedades/psicologicas/bullying.html

¡Participa!

¡Hola!
Para acceder a todo el contenido de nuestra Web, tienes que registrarte. Puedes hacerlo sin coste ahora:

Comentarios

Sin comentarios aún